En la búsqueda de un camino que les ayudara a desarrollar toda su potencialidad como seres humanos; maestros taoístas y budistas de la antigüedad, crearon una práctica, una disciplina a través de la cual consiguieron crecer y evolucionar, física, mental y espiritualmente.
Su legado para la humanidad se conoce con el nombre de “Qi gong  o Chi Kung ”.
– Qi: significa energía o fuerza vital,
– Gong: quiere decir entrenamiento, estudio, práctica.
Según la medicina tradicional china y la filosofía taoísta, Qi es la energía o fuerza vital que forma los cimientos del
universo, está en todo y anima a todo lo que tiene vida. El Qigong, en consecuencia, es una práctica o una forma de cultivar la energía y la conexión con el universo que nos rodea.
Su práctica se realiza con movimientos suaves, lentos y encadenados entre sí, todo ello acompañado de una respiración consciente y en una actitud de relajación e interiorización.
Estos ejercicios fortalecen y tonifican el cuerpo, mantienen el corazón en forma y aumentan nuestra vitalidad, nuestro Qi.
Pero el Qigong es mucho más que una gimnasia para la salud, es un verdadero arte de vivir.
Dicen algunos maestros que esta práctica es “Un entrenamiento de Amor”… es paz, salud, vitalidad, comunión con la naturaleza, entendimiento, sabiduría, comprensión, tolerancia, etc, etc.
Hablar del Qigong es hablar de la vida en todas sus facetas….
El Canon de Medicina Interna del Emperador Amarillo (500-300 aC), dice así:
“Si acoges el mundo en tu corazón, mantienes un buen equilibrio sobre el Yin y el Yang,
respiras el Chi esencial y mantienes tu mente serena y tranquila…
tus músculos funcionarán suavemente y vivirás tanto como la tierra exista”.
Este retiro de verano tiene la finalidad de ofrecer una serie de herramientas teórico – prácticas procedentes de la tradición china y la ciencia del Zhineng Qigong, a todas aquellas personas que necesiten recuperar su salud, su energía, conocerse mejor y/o adquirir una comprensión global de su verdadera dimensión como SER HUMANO. Todo ello en contacto íntimo con la tierra y una naturaleza viva.
El curso lo imparte Antonio María Rabaneda Díaz, practicante de Zhineng desde hace 25 años. En este momento recibe enseñanzas de Wei Qi Feng Laoshi, uno de los alumnos más aventajados del Dr. Peng He Ming, creador del Zhineng Qigong.